viernes, 4 de enero de 2013

No precisamente el STAN GETZ que imaginamos (o yo imaginaba)

 ¡¡MANOS ARRIBA,
ESTO ES UN ATRACO!!

Algo parecido debió decir este genial saxofonista cuando -víctima del mono- intento asaltar una farmacia en Seattle. Pero en sus manos relucía una pistola de juguete y fue rápidamente reducido por la madera. En comisaría recibió la preceptiva paliza -que supongo aliviaría el mono-, pero de vuelta a casa le cazaron otra vez (desconozco el motivo de esta segunda detención) y paso 6 medes detenido. Intento suicidarse pero no lo consiguió. Estaba en racha, así que al salir del talego sufrió un accidente de auto en el que su hijo resultó malherido.
Pero todo pasa y todo llega, su hijo se restableció y conoció a la mujer con la que se casó y a su lado se estabilizó y retomó su carrera musical.

No hay comentarios:

Publicar un comentario