jueves, 1 de noviembre de 2012

AYUDA SOCIAL

Un perro rabioso, nadaba entre espumarajos como un perro rabioso. La gente se asustaba y apartaba al verle. Él tenía una clara determinación: la Xunta de Galicia. Venía de su banco, donde le habían dicho que ese mes no le habían ingresado los 400 euros de ayuda social. Su mujer estaba en el paro y tenían 3 hijos. Cinco personas a vivir de 400 malditos euros y la ayuda de amigos y familiares. Cada paquete de garbanzos que le regalaban era una bendición.

Llegó a la Xunta y, reflejado en los vidrios de la entrada, se quitó los restos de espuma del rostro y se peinó el pelo grasiento, ya que sólo podían ducharse una vez a la semana para ahorrar gas. Preguntó por el mostrador correspondiente, hizo la cola pertinente, y consultó porqué ese mes no le habían ingresado la ayuda. Le dijeron que ya se había extingido el período de ayuda. No pudo contestar, se derrumbó allí mismo, a llorar y llorar. Entre sollozos preguntó si existía alguna otra posibilidad. "El INEM, pregunte allí". Pensó en romper con todo, en arrojar las sillas contra las vidrieras...pero se acordó de su mujer e hijos y que no soportarían verle encarcelado.

Asi que encaminó sus pasos hacia el INEM. Sería un recorrido de 4 Km., coger el autobús era un gasto prescindible.

Cuando llegó allí preguntó por la sección de ayudas sociales, y le indicaron la cola más larga. Cuando le llegó el turno, se encontró con un individuo amable y empático. Le expuso la situación "Soy carpintero ebanista, y entre el parón de la construcción y que ahora todo viene prefabricado. llevo 3 años en el paro. Primero vivimos del subsidio de desempleo, luego malvivimos de la ayuda de la Xunta, y este mes se nos ha terminado, no tenemos ya ningún ingreso". Bien, realmente lamento su situación, escucho docenas cada día. Aquí podremos darle alguna ayuda, 180 euros. ¡Somos 5 bocas a mantener, ¿Cómo podremos vivir con esa cantidad?!. "¿Que son, su esposa y tres hijos?". Sí. "Bien, en ese caso, adjuntando el certificado de familia numerosa, podrían obtener una prestación de 230 euros." Bueno...fue su única respuesta, y se marchó.

Pero una idea empezó a fraguar en su interior: no tocaba mal la guitarra y tenía una bonita voz de tenor, sería músico callejero. Una vez llegó a su casa le contó la situación a su mujer y se fundieron en un largo y triste abrazo. Comieron garbanzos con arroz y luego él se echó una breve siesta. A las 4 ya le pareció buena hora para salir a la calle con su guitarra. Su propio barrio era ideal: muy comercial, anchas aceras, y gente modesta que es la que más ayuda. Tenía un oído prodigioso y, aunque le repugnara (lo suyo era Mozart y el Barroco) podía interpretar cualquier tema de la Oreja de Van Gogh, Bisbal, Pereza, Estopa...Lo hacía realmente bien, esa misma tarde sacó 5,40 euros.

Su mujer, la administradora, la única que sabía de números, hizo las cuentas: "Si extrapolamos lo de la tarde tenemos 10'80 al día, pero vamos a ser prudentes y calculemos sobre 9. Por 30 días al mes son 270, y con los 230 del INEM...SON 500!! Vamos a tener más dinero que antes!!" Eres una mujer maravillosa -le dijo-
dicen que cuando la pobreza entra por la puerta, el amor salta por la ventana, y en tu caso es el reves. Gracias "Es que eres el hombre más bueno del mundo, y cada día te amo más". Y yo a tí, cielo.

Estuvo un año largo recorriendo los diferentes barrios de su enorme ciudad, y los cálculos de su mujer se habían quedado cortos, ganaba unos 12 euros al día, una fortuna en su situación, en total unos 600 euros al mes contando con la ayuda. Aún seguían necesitando los favores de amigos y familia, pero mucho menos.

"El único sacrificio que tienes que hacer -le había dicho su esposa cuando empezó- es dejar de escuchar tu música y escuchar Cadena Dial, para sacar con tu guitarra todas las canciones de moda". Él asintió, sabiendo que era inevitable. Se reservó los domigos para descansar y escuchar a Mozart, de quien tenía la integral de 170 CDs comprada en los tiempos de vacas gordas, muy muy gordas.

Al cabo de casi dos años volvió a tocar en su barrio. Un día, de repente, se le acercó un tipo que le preguntó "¿Tú eres ebanista, verdad?". Si...¿Cómo lo sabe? "Porque todo el barrio habla maravillas de tí, y todos te describen igual: un hombre joven, de larga melena rubia y lacia, y siempre vestido de negro." ¿Qué es lo que quiere de mí?. "Quiero ofrecerte trabajo, de ebanista, de jefe de ebanistas en concreto" Dios...y se echó a llorar. "Estamos construyendo dos urbanizaciones de lujo en las afueras, y no queremos nada prefabricado, todo madera natural de alta calidad rematada a mano, ¿Te ves capaz?" Sí, dijo sin dudarlo. "Cuando empezamos calculamos que las obras podrían durar 4 años, pero se nos ha ido de las manos, habrá trabajos para los ebanistas al menos otros 2 años y medio, empezando la próxima semana, cuento contigo. Esta noche salimos a cenar y concretamos todo." Vale. Quedaron en "La Lubina" y se despidieron con un "¡hasta luego!". Cuando llegó a su casa y se lo contó a su mujer, esta pensó que era una broma enrevesada, pero los ojos de él -aquellos maravillosos ojos verdes que la enamoraron- le dijeron que no, que hablaba en serio. Ella corrió al mercado y compró una docena de enormes cigalas y una botella de Ribera del Duero, como si fueran ricos. "El dia después era al día siguiente", que carajo!!!

Un sueldo de 1900 euros por 2 años y 9 meses, y un curriculum magnífico que sacaría de ello. Mandaron a los niños a dormir con la abuela y tuvieron una verdadera velada romántica.

16 comentarios:

  1. Solo para decirte que es muy buen relato, aunque bueno, las cosas rara vez son asi. Eso, y que después de cinco o seis años largos, vuelvo a sentirme con ganas de oir al Miles setentero. Cuidate Mario!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Ned!!! He estado demasiado tiempo parado como para que me salga un buen relato, pero se agradecen tus palabras.

    El Miles setentero es un mundo, y duro, tómalo con calma.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Da gusto leer este tipo de relatos, levantan el animo que falta hace.
    Yo creo en los milagros, a veces deseas tanto algo que se cumple, aunque ultimamente andan escasos, pero no pierdo la esperanza,tú tampoco debes de hacerlo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias Anónimo!! Necesitaba escribir un relato triste (acorde con los tiempos), pero ponerle un final feliz, parece que el menos a tí te ha levantado el ánimo

    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Me ha recordado a las películas de Disney, trágico comienzo y final feliz de cuento. Para gustos los colores. Irreal, y totalmente predecible. Para mi soso y aburrido. Has tenido relatos mejores.

    ResponderEliminar
  6. Tu opinión es totalmente respetable, aunque escudarse en un anonimato para hacer críticas destructivas no lo sea.

    ResponderEliminar
  7. PD: anónimo,¿has pensado que quizás yo lo que pretendía era escribir un cuento "a lo Disney"?. Estoy realmente cabreado con los tiempos que corren, por mi interior y afuera, y ya he vertido demasiada mierda en el blog, ahora, parafraseando a Coltrane "Yo sólo quiero escribir relatos (tocar música en su caso) que haga(n) feliz a la gente"

    ResponderEliminar
  8. Hola, ayer vi una tertulia en la tele,eran gente de teatro y cine, una frase me llamo la atención " El que en estos momentos, consiga arrancar una sonrisa de la gente, tiene mucho merito " acabo de leer tú relato, me he dado cuenta de que estaba sonriendo, por eso te pongo la frase.
    Este año jugare a la loteria de Navidad por si las moscas, y si toca volvere a sonreir.
    Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
  9. RUMEINIA, AYER LEÍ UN COMENTARIO TUYO EN EL MAIL, Y ME PERMITO, PORQUE ESA LA PRETENSIIÓN, PUBLICARLO (soy un Franf Capra een el foncdo)

    "Hola, Mario. A mi me ha gustado el relato. El final es, como se dice, "demasiado onito para ser cierto", pero... ¡qué carajo! No están los tiempos para dejar de creer en las hadas.

    Gracias por hacerme sonreír"

    **DE NADA

    ResponderEliminar
  10. Anónimo 5 de Noviembre, me alegro de haberte sacado esa sonrisa, y de que en la caja tonta digan a veces cosas listas.
    Rumeiniza, me alegro de heberte hecho sonreir, y que el otro anónimo no piense que es tan fácil pasar paulatinzmente de la ira a la velada romántica.

    ResponderEliminar
  11. si va por mi (anónimo del 3 de noviembre) el comentario de "no piense que es tan fácil pasar paulatinamente de la ira a la velada romántica" se que no es fácil. lo que si veo fácil es aceptar las criticas buenas de los anónimos agradeciéndolo son decir nada de su anonimato y criticar al anónimo que no hace nada destructivo, solo dar una opinión personal tan valida como la de cualquier otro.
    Creo que el que escribe en un lugar mas o menos público como Internet debe aprender a aceptar las criticas y comentarios sean buenos o malos ( o menos buenos).
    Me alegra ver que hay gente a la que le ha gustado, ya que en la diversidad esta la libertad de elección.
    Un saludos a todos y todas.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo 7 : tienes razón en que -es humano- aceptar mucho mejor laas críticas buenas que las malas. También se deben aceptar en lugar público las malas, yo podría haber borrado tu comentario. Ahora, sigo pensando que tu crítica fue destructiva, pero ahí sigue para quien la comparta. Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Todo lo que no es de tu agrado es destructivo para ti, los comentarios "negativos" o que alguien exprese su opinión, no tienen que ser destructivas, solo son opiniones de una persona y seria poco ético borrar lo que no te gusta y dejar solo lo bueno, seria como intentar vivir en un mundo perfecto e idílico, y eso por desgracia no existe.
    Te agradezco que no borrases el comentario, aunque no fuese de tu agrado.

    ResponderEliminar
  14. Creo que te confundes, agradezco las críticas, pero la tuya me pareció (y me parece) destructiva. Del mismo modo, si recibiera opiniones como "extraordinario", "superlativo", también se me pondría la mosca detrás de la oreja. Sé que soy un escritor decente, a veces acierto y otras no. Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Si no te conociese como te conozco podría pensar que no tengo razón, pero de nunca has aceptado las criticas que no eran de tu agrado, y en cuanto a tu calidad como escritor nadie la duda, solamente haría un comentario al respecto y es el que todo es relativo y depende del día y los gustos de cada uno.

    Un saludo y sigue así.

    ResponderEliminar
  16. Pues puede que tengas razón en lo de mi no aceptación de las crítics negativas, me lo curraré. LLueve pero me voya dar un paseito, paso demasiadas horas delante del trasto.

    ResponderEliminar