jueves, 25 de octubre de 2012

La eterna saga de los fantasmas, los poetas, y la guerra (III)

Un día de mierda
un día de perros, sí
El día ha empezado mal, sí
con un “tengo que hablar contigo”
Ya sabes lo que significa:
“Te voy a dejar”
Se lo dices, asiente, sí
y no quieres más explicaciones
otra vez solo, como siempre, sí
Te tiras a la calle (una verdadera catarata)
con sólo una camiseta
para intentar limpiarte
lavarte de ella, sí
sentir aún más tristeza, llorar sin lágrimas
gritar sin cortapisas
porque nadie te va a escuchar
¡¡ TE AMO, joder, te amo!!
¿Qué cojones he hecho mal ésta vez?
¿Lo de otras veces, algo nuevo?
Ya no importa, ya no
ésta es la última, sí
Teinta años fallando, estás maldito,
no hay otra explicación.
Hay que tomar una decisión, y la tomas
No más mujeres en mi vida, el daño
es muy superior al placer.
Sí, te tomas el primer whisky con hielo
de las 2 botellas que has comprado
El día va a ser un continuo
de vaso y Heavy-Metal
y de tentaciones de teléfono
que sabes que vas a superar, sí
De repente
cuando suenan las campanas
de AC/DC
de la nada surgen mis eternos compañeros, sí
los fantasmas, que nunca llevan fuego
pero lo saben todo de Miguel Hernández.
Y yo imploro porque todas las borracheras
de los próximos tres meses
sean en tan grata compañía. Sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario