sábado, 15 de septiembre de 2012

si no era hoy, era mañana...

No quería hacerlo. Paseaba por toda la casa como un chimpancé enjaulado. Se hizó un café, llamó a un par de amigos para charlar de intrascendencias políticas y futboleras. En vez del café abrió el frigorífico siempre repleto de cervezas y eligió una buenísima negra. Se sentó ante el televisor a ver un poco de basura "algún día tengo que contratar el "National Geographic" -pensó.
No podía permanecer en casa sin hacerlo, así que salió a dar -lo que el intentaba que fuera- un largo paseo. La realidad es tozuda y en menos de media hora estaba de vuelta en casa. Intentó hacer sudokus, releer "Cien años de Soledad", concentrarse en un puzzle de un tigre que se le resistía.
Era igual, nada podía separar su mente de aquel cudrángulo. De todas formas, si no era hoy, era mañana...Así que allí se dirigió, rasgó el plástico que lo envolvía, olisqueó el carton, lo abrió para contemplar el diseño central...y eligió una cara y una canción al azar: "If I had possession over Judgemente Day". Ya estaba, ya había desvirgado el último disco que compraría jamás, era un profano voto monacal.

Si tuviera posesión sobre el "Día del Juicio", se condenaría al purgatorio a pagar por todo el dinero gastado en discos en lugar de en causas justas.

8 comentarios:

  1. Considerate una causa justa, tú no tienes la culpa de que el planeta esté manga por hombro, en realidad no tienes la culpa de nada, así que no te demonices a ti mismo, hazte ese favor. Si yo tuviese posesión sobre el dia del juicio final, tú estarías lo que quede de eternidad disfrutando como un santo. Y recuerda que a este mundo lo va a hundir la religión y los intereses independientemente de que compres un disco o tres o cuatro, siempre con mesura. Tienes un problema, pero ni tan siquiera de eso tienes culpa. Mañana, posiblemente, en el decibelio, articulo al respecto. Te me cuidas.

    ResponderEliminar
  2. Creo firmemente que TOD@S somos culpables de este consumismo desenfrenado al que hemos llegado. No me demonizo, simplemente asumo la parte de culpa que me toca, que no es poca.

    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  3. Disiento. Primero, cualquier hobby o afición conlleva un gasto mayor o menor. Por ejemplo, mis aficiones activas o dormidas son relativamente caras, discos, libros, la pesca deportiva de costa (ay cómo añoro pescar Mario), siempre ha sido así, a algunos les da por el vino y las tabernas, a otros por la filatelia y así hasta el infinito, hasta para hacer punto o ganchillo hay que comprar lana o hilo. Pero es así desde que el ser humano es ser humano, mejor oir música que poner bombas, si todo el mundo fuese como nosotros el planeta sería una bendición. Pero hay mucho enajenado, mucho fanático, mucho cerebro lavado. Comprar libros o musica, de forma mesurada aunque regular NO es consumismo, es cultura. No es lo mismo la cultura del consumo que el consumo de cultura. Maldita sea Mario, somos unos desgraciados, por lo menos yo y que quieres, que me quite de lo poquito que me salva de la nada más pavorosa? Abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo con lo que dice ned henry. Los que consumimos música al menos consumimos cultura, no es para nada un gasto frívolo (hasta cierto punto) así que yo de tí no me rompería mucho la cabeza con el asunto. Piensa, además, que gracias a nuestros bolsillos se mantiene una industria maltrecha, pero industria, al fin y al cabo. Y que la vida sin música es un cagarro.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. A lo mejor no teneis la inmensa cantidad de Gigas de música bajados que tengo yo, aún sin tostar, pero considero que tostando todo eso cubriré el resto de mi vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olvídate de los putos gigas. Yo también tengo música acumulada en mi ordenador y nunca me va a dar tanto placer como la música en formato físico, ya sea cd o vinilo. Disfruta de la música sin más. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Negativo, eres libre de pensar y hacer lo que quieras, vaya eso por delante, pero esta mañana, mientras oia en vinilo mi copia de Oh mercy por segunda vez, me la compré de segunda mano el sábado, pensaba que uno (yo al menos) no disfruta de un disco de verdad hasta que no lo oye en vinilo, y lo habia oido decenas de veces en archivo los dos o tres meses inmediatamente anteriores. Sé de qué tienes miedo Mario, sé lo que te ha pasado alguna vez y ya te dije ayer que no tienes culpa. Sé que piensas parecido a mi porque eres de la generación del vinilo, más que yo incluso, jejej eres un abuelete. Aunque también sé que para ciertas cosas el cd es insuperable. Me estoy liando. Buenas noches!!

    ResponderEliminar
  7. Sé perfectamente que el formato por excelencia es el vinilo, pero poder bajar, descomprimir y tostar, es un casi gratuito y buen sucedaneo. Y se puede dedicar el dinero a otras cosas o a causas justas. A una media de 4 discos al mes, al final es una pasta!!!

    ResponderEliminar