miércoles, 8 de agosto de 2012

TRAGEDIA : Tortugas marinas y Tiburones

Existen 8 especies de Tortugas marinas, y las ocho están en peligro de extinción. Sí, esos dificultosos pasitos que las hembras dan por las nocturnas playas hasta hacer un agujero y colocar su carga de incluso 500 huevos, están a punto de ser historia. Nuestros nietos podrán ver paleo-documentales, no quedará ninguna viva.

La contaminación, los productos plásticos que confunden con comida, las construcciones al borde de playas, el turismo, y su captura accidental por palangres y redes de deriva, han llevado al borde del precipicio a unas especies con 180 millones de años, los reptiles más antiguos del planeta.

Las tortugas caen simpáticas, los Tiburones no, en buena parte debido a esa patética película (y sus secuelas) llamada "Tiburón". La realidad es que en el mundo hay unas 500 especies de tiburones, que ocupan muchísimos nichos ecológicos, que la inmensa mayoría son inofensivas para el ser humano, y que un alto porcentaje están en grave peligro de extinción. Existen muchas más posibilidades de que te caiga un rayo a que te ataque un tiburón. Las cifras de ataques certificados son muy escasas, casi ridículas. No hay comparación con las muertes producidas por insectos, p.ej. Sin embargo, desde los años '70, los enemigos de los tiburones pueden estar contentos, pues la mayoría de sus especies ha visto mermada su población en un 95%.

Sólo en el Mediterraneo, un 40% de sus especies están amenazadas, siendo españolas la mitad de las capturas. ¿La responsable? La apreciadísima aleta de tiburón, que llena las cubiertas de cadaveres sin aleta que son devueltos como escombro -muchas veces aún agonizante- al mar. Estamos hablando de 75 millones de tiburones al año.

Una muerte que es fiel reflejo de como el ser humano esquilma la riqueza natural sin más miramientos que su propio beneficio inmediato. Y es que se sacrifica a un animal en peligro de extinción para recolectar únicamente su aleta. El resto del animal, pese a que también sería aprovechable, ni se embarca ni se aprovecha pues el beneficio que produce con su venta es menor. Y como colofón para esta horrenda ciudad que habito, Vigo es la capital europea del comercio de carne y aletas de tiburón, se están capturando diferentes especies sin ningún tipo de límite, es decir, sin control del número y el tamaño de las piezas y sin restricciones temporales.

Otra causa perdida más...

7 comentarios:

  1. Da igual que sean tortugas que tiburones, que sean especies marinas o terrestres...El ser humano está acabando con todas las especies, directa o indirectamente. Y no parece que haya remedio ni que se vayan a tomar medidas al respecto. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, little, pero me parecía que centrarlo en dos ejemplos concretos daba más fuerza que un ¡nos estamos cargando todo!. Además unos eran unos animales muy simpáticos y otros muy antipáticos.

    ResponderEliminar
  3. No, si está perfectamente claro lo que pretendías con el texto. Por supuesto, no estoy de acuerdo con tu opinión de la peli de Spielberg. Yo creo que es una gran película pero es cierto que ese film le dio muy mala fama a los tiburones. De todas formas, mira que no habrá animales más peligrosos que los tiburones...

    ResponderEliminar
  4. Yo, lo de patética, no he podido evitar verlo con ojos de biólogo: es irreal y está muy mal documentada. Probablemente sea una gran película de terror, pero cuando sabes de un tema y todo está distorsionado, no puedes evitar indignarte. "Buscando a Nemo", p.ej. con ser una peli para niños y totalmente idealizada, en cuanto a documentación le da mil vueltas.

    Y sí, esa peli creó una psicosis que aún hoy sigue.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  5. Vale, desde el punto de vista de un biólogo puedo entender que no te guste la película. Si estuviese bien documentada, coomo dices, probablemente fuese un coñazo de película. Salvando las distancias, es como si un karateka ve "Kárate Kid", ¿no? Se partirá el culo viendo lo patética que es. Bueno, si hasta yo me parto el culo y no tengo ni puta idea de kárate.

    ResponderEliminar
  6. Has puesto el ejemplo perfecto. Pero también se pueden hacer peliculas maravillosas bien documentadas que no son un coñazo. "Bird" es un gran ejemplo.

    ResponderEliminar
  7. Bird es la puta hostia. Pero es tan poco comercial (¿a quién le puede interesar la historia de un músico de jazz yonqui?) que, en realidad, parece que sólo la apreciamos unos cuantos. De hecho, es la mejor película que ha rodado Clint Easwood (y tiene unas cuantas obras maestras) y Forest Whitaker está sublime.

    ResponderEliminar