domingo, 19 de agosto de 2012

MINGUS y MONK

Es norma universalmente aceptada, casi un dogma de fé, que los 4 grandes nombres del Jazz son Louis Armstrong, Duke Ellington, Charlie Parker y Miles Davis. Entonces...¿Qué demonios hacemos con los arriba citados)

Charles Mingus y Thelonious Monk son 2 genios. No voy a decir que incomprendidos, porque, entre la comunidad jazzistica, raro será quien no tenga al menos 10 discos de cada. Al fin al cabo, los jazzeros somos una minoría musical, una rareza sólo superada por los verdaderos Blueseros.
Aún recuerdo hará unos años, una noche sanjuanera en la playa, yo aún hacía en la radio el programa de Jazz/Blues/Soul, que se me acerca un compi todo zumbado, que echaba más por fuera que una Triumph a tope de revoluciones, y me dice: tío, me he comprado un doble CD donde está todo el Jazz, pero todo-todo, eh?. La opción de matarlo estaba descartada, así que sólo cabía la acalorada dicusión, que tal como era se descartaba sola; así que me levante a echar leña a la hoguera y a recoger más. ¡¡Que atrevida es la ignorancia, redios!!

Bueno, hablando de atrevidos, yo también lo soy, que me atrevo a hablar de Jazz con una colección de 1500 discos +ó-. De 10 a 15.000 discos lo considero una cantidad adecuada para empezar a hablar en serio.
Pero de cobardes no es este mundo.
Volviendo a Charles y Thelonious, sin duda pertenecen ambos a la puta élite. Pero sus universos son tan personales y subjetivos que no tienen cabida en ninguna lista. Yo opino que su "problema" es que, salvo tangencialmente, no han creado escuela. Y es que, además de ser dos de los más grandes compositores de Jazz (sólo Ellington los superaría), son, respectivamente, el mejor contrabajista y el mejor pianista de la historia, también, para variar, con un lenguaje propio.
Recomendar un disco es tarea muy fácil: cualquiera!!! Tuvieron sus mejores y peores momentos, pero un mal momento de ellos es como uno de Xavi Hernández.

Preferiblemente, eso sí, escoged discos de Monk en trío, y de Mingus en cuarteto o quinteto, para apreciar mejor su maestría y, porque no decirlo, su magia.

Lo siento, no sé que le pasa desde hace unos días a este trasto, que no me deja poner yotufs, así que tendreis que buscaros la vida. Me apuesto mi colección de Coltrane a que el próximo año por estas fechas sois fans absolutos.

12 comentarios:

  1. En realidad, es imposible escoger a los cuatro más grandes del jazz. Evidentemente, los dos monstruos que citas deberían estar por cojones. Pero, ¿y qué hacemos con Coltrane o Gillespie? ¿No merecerían por mérito propio entrar en esa hipotética lista?
    Así que la única conclusión a la que llegas es que cuatro es un número irrisorio para abarcar a los más importantes músicos de jazz. Quizás diez sería un número lógico.
    Por otra parte, ayer devolví esos discos de jazz de los que te había hablado y me traje unos cuantos:

    -Cool Struttin' (Sonny Clark)
    -Bird and Diz (Charlie Parker & Dizzy Gillespie)
    -Street of dreams (Grant Green)
    -The Essential Coleman Hawkins (Coleman Hawkins)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. JODE, COLTRANE, EL QUINTO!!! Es tan de casa que ¡plufff!!!, me olvidé.
    Prrobablemente la lista debería ser de 25, incluyendo a no habituales como Elmo Hope, Shelly M o Yuseff Lateef

    ResponderEliminar
  3. No controlo tanto de jazz como tú,y de hecho no conozco a esos tres que nombras, pero en una hipotética lista de los 25 músicos de jazz más importantes, dudo que entrasen y no cuestiono para nada su calidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo tomes a mal, por favor, no quiero parecer un snob que no soy, pero el hecho de que reconozcas que no controlas a esos tres, quita un poco de validez a su opinión.

      Opino que Elmo Hope es una de los cinco mejores pianistas de la historia, y circula por ahí baratito un cuadruple CD con casi toda su carrera.

      Shelly Manne es una debilidad personal, es mi baterista favorito, pero admito su exclusión de la lista de 25.

      Yusef Lateef comprendo que no lo conozcas, porque este sí que es un genio oculto. Toca probablemente dos docenas de instrumentos, ha experimentado desde la música orienbtal a la New Age pasando por la clásica, ha escrito dos novelas...y el tamaño de su -eso sí- irregular discografía es descomunal. Tengo la desgracia de poseer un vinilo suyo donde coquetea con la música disco, que es de Hoguera de San Juan. No llego a la docena de discos suyos, pero eso me sobra para considerarlo pieza fundamental en esa lista de 25.

      JAZZEROS SALUDOS

      Eliminar
  4. No está tan barato como cuando lo pillé yo, pero pienso que estos 4 CDs con todo lo que grabó Elmo en Trío, bien merecen los 31 euros gastos de envío incluidos. Para mí, una de las cumbres del Jazz pianístico. Junto a Monk, Bill Evans, Oscar Peterson, Art Tatum, Bud Powell y Keith Jarrett.

    http://www.amazon.es/Complete-Studio-Recordings-Elmo-Trio/dp/B000MRA6BE/ref=sr_1_6?ie=UTF8&qid=1345472295&sr=8-6

    ResponderEliminar
  5. Que más quisiera que pillar la caja, Mario. Llevo más de un año sin currar y estoy pelado. He tenido que dejar el vicio de los discos para una mejor ocasión. Aunque he de reconocer que tiene muy buena pinta.

    En cuanto a la famosa e hipotética lista, es evidente que yo no puedo competir contigo ni con tu sabiduría. También tengo que decir que odio hacer listas. Me parecen de pajillero musical y de gente con mucho tiempo libre. Pero, en el caso de que la hiciese y tuviese tus conocimientos, dejaría debilidades personales y genios underground aparte y me centraría en los 25 básicos. Me hace gracia que de los tres que nombras, tú mismo has descartado a dos. Pero en el caso de que metas a Elmo, a lo mejor tendrías que sacar de la lista a Albert Ayler o a Lee Morgan, por poner dos ejemplos al azar. ¿Podrías dormir con esa carga? Ja, ja, ja.

    La conclusión que saco es que no hay que darle mayor importancia a cualquier lista musical, porque siempre sobrarán o faltarán músicos o discos importantes. Básicamente sirven para tomar nota de cosas que no conoces.

    Por cierto, aún estoy esperando que me comentes qué te parecen esos discos que he tomado prestado. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Para mí lo de las listas me parece un juego, pero dentro de lo que cabe son útiles para el que se acerca por vez primera. Una vez metido en harina, son puro cachondeo. Aunque eso sí, si la hace alguien que es realmente un experto y procura ser objetivo, es una buena guía

    Vamos con lo que has pillado:

    Bird and Diz: un timo, 5 temas y otras tantas o más tomas alternativas. Para completistas compulsivos de Parker

    G.G. "Street of dreams": tengo una camiseta serigrafiada con la portada.

    The essential Coleman Hawkins: Esa compilacion no la controlo, pero Hawkins no hizo nada malo en su vida.

    El de Sonny Clark creo que lo tengo, pero tendría que buscarlo y pincharlo. Pero creo recordar que es un Blue Note de finales de los '50, o sea que es garantía total o le devolvemos su dinero.

    Ya sabe usted, cuando necesite indicaciones sobre Jazz, modestamente controlo algo.

    Y por cierto tío, lo de llevar un año en el paro, joder, yo nunca llegué a tanto, y era época de vacas gordas. Cúrratelo a tope, tío, manda curriculums hasta a los transatlánticos.

    ANIMOS, SUERTE Y FUERZA!!!!

    Un abrazo

    Mario

    ResponderEliminar
  7. Por cierto, volviendo al tema principal, Monk y Mingus, quizás uno de los factores que influyó en la falta de reconocimiento de ambos en su momento fue su personalidad. Si no me falla la memoria, Thelonius Monk era un tipo extraño e introspectivo, mientras que Charlie Mingus era un bocazas y un tipo conflictivo. No debería ser determinante pero a lo mejor algo influyó en que en su época estos tipos no gozasen de mayor reconocimiento.

    ResponderEliminar
  8. Que suave lo has dicho,Little. Sin miedo que ya los dos están muertos.

    Monk estaba más chalao que un rebaño de cabras, y Mingus era un etarra en potencia.

    Los 10 últimos años de su vida los pasó Monk recluido, sin grabar ni actuar, en casa de su amiga (perdón por las faltas, escribo de memoria) la Baronesa Panonika de Koenigswater. Que a su vez siempre fue amiga, e incluso mecenas, de los más reputados músicos de Jazz.

    Irascible es un apelativo cariñoso para Mingus. Irascible, un fanfarrón endemoniado (en su autobiografía dice que se acostó con más de 1.000 mujeres), un tirano y un cabrón. Pero, al loro, el tipo tenía la misma enfermedad que el que os escribe, un trastorno bipolar, pero en aquellos tiempos (murió en el '77) la psiquiatria estaba en pañales sobre esta enfermedad (y casi sigue estándolo, por desgracia para miles de nosotros). De hecho, en unos cuantos de sus discos, las notas de contraportada o interior las escribe su psiquiatra.
    Mirando mi propia vida, creo que esos cambios de lo más dulce a lo más bruto en su música, eran reflejo de los estados de ánimo de su enfermedad.

    Sí que gozaron de reconocimiento en su época, pero también es cierto que ha sido el tiempo quien les ha colocado en su lugar, 2 putos genios inclasificables.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. Bueno , no sabía lo de la enfermedad de Mingus pero es indudable que tenía que reflejarse en su música. Y me juego lo que quieras a que por su personalidad obtenía menos reconocimiento que otros músicos de su época.

    En cuanto a Monk, leí hace poco (aunque no sé si es una leyenda urbana) que, a finales de los cuarenta, estaba molesto porque Dizzy O Parker acaparaban el reconocimiento de los medios y el éxito, mientras que el malvivía con otros trabajos, y que éstos dos estaban obsesionados con la música de Monk y acudían a sus conciertos a analizarla.También, al parecer, Miles Davis acudía a ver a Monk y le pedía consejos sobre cómo interpretar su música (en concreto cómo se tocaba correctamente "Round about midnight"). O sea, que este tipo ya era una leyenda entre sus colegas, en esa época.
    También comenta que Gillespie le copió el look a Monk, o que éste tocó durante una época con Gillespie hasta que fue despedido por llegar tarde a un concierto, o el comportamiento excéntrico que tenía cuando tocaba en directo y que sacaba de quicio a los músicos, etc.

    En fin, en estos tiempos tan mediocres que vivimos hay que agarrarse a tipos tan geniales como Monk o Mingus. Gente así ya no queda y dudo mucho que vuelva a aparecer.

    ResponderEliminar
  10. Totalmente cierto, antes de que el mundo supiera de la existencia de un pianista llamado Thelonious, docenas de artistas o aspirantes a ello aprendían de Monk. Era casi la figura central de las famosas sesiones de principio de los '40 en el Minton's, donde se prefiguraria el Bop.

    Sobre el comportamiento excentrico, cuenta Coltrane como, durante sus 6 u 8 meses de estancia en el cuarteto de Monk (donde aprendó muchísimo, sobre todo de armonía, y probablemente sin esa estadía no hablaríamos del Coltrane que hablamos ahora), pues eso, cuenta 'Trane como, muy habitualmente, Monk se levantaba, dejaba a John a solas con la rítmica, y se ponía a hacer "sus bailes" por todo el local. Igual al cabo de 1/4 de hora volvía a sentarse y seguía como si tal cosa ¡Coño!, si solo hace falta ver sus gorros para darse cuenta de que ese tipo no era muy normal, jajaja.

    Sobre Mingus, la reacción de la gente ante él, se explica en dos palabras: admiración y temor a la vez.
    Era un genio a un precio demasiado alto, te lo digo por 17 años de enfermedad, y a mí encima Dios no me ha regalado la genialidad.

    ResponderEliminar
  11. Buenas, he tropezado con este post casi por casualidad. Llego muy tarde a este hilo y desde la más absoluta ignorancia y con toda la humilidad, me gustaría saber si Monk y Mingus, dos gigantes absolutos e indiscutibles, llegaron a grabar juntos nunca. Sospecho que no por sus singularidades como compositores y personas. Pero es extraño: ambos proceden del bop, son de la generación de Parker -y colaboraron con él-, y tendrían algunos elementos en común. ¿Por qué nunca llegarían a coincidir? ¿Personalidades difíciles? Creo que Mingus dedica algún tema a Thelonious.

    No estoy muy seguro si es una pena que no grabaran juntos o si ya está bien así pero la genialidad siempre debería sumar, no? Nada, gracias anticipadas por sus respuestas.

    ResponderEliminar