domingo, 29 de julio de 2012

RAFAEL ALBERTI de "Marinero en Tierra"

Branquias quisiera tener,
porque me quiero casar.
Mi novia vive en el mar
y nunca la puedo ver.

Madruguera, plantadora,
allá en los valles salinos.

¡Novia mía, labradora
de los huertos submarinos!

Yo nunca te podré ver
jardinera en tus jardines
albos del amanecer!

###############

¡Qué altos
los balcones de mi casa!
Pero no se ve la mar.
¡Qué bajos!

Sube, sube, balcón mío,
trepa el aire, sin parar:
sé terraza de la mar,
sé torreón de navío.

-¿De quién será la bandera
de esa torre de vigía?

-¡Marineros, es la mía!

################

Este libro es el complemento perfecto a "El Contemplado" de Pedro Salinas, aunque, en mi opinión, el de Salinas sea superior.

Yo he tenido la suerte de ser, en muchísimas ocasiones Marinero en la mar, y comprendo perfectamente la fascinación que ejerce sobre el simple observador. Ellos ven un horizonte extenso, nosotros vemos uno de 360º. He navegado, siquiera unas horas, con Fuerza 11, la máxima catalogada, Mar montañosa. Y probablemente he salvado mis piernas por mis extraordinarios reflejos. Con fuerza 11 no puedes estar en ningún sitio: del catre te caes, por mucho que una silla esté atrancada te vas al suelo, en el puente sientes pánico; intentas encontrar un lugar tranquilo y no existe, evidentemente. Salvé mis piernas porque me senté en una silla de la cocina en una de mis huídas, y, atrancadas como estaban todas las alacenas, una se abrió y un proyectil de 12 cajas de leche salió directo hacia mí. Me separaban de la alacena apenas 3 metros, y, en cuestión de microsegundos, salté de la silla y me tiré al suelo. 12 cartones de leche a la velocidad del rayo pueden romper cualquier cosa. La única consecuencia fue que todo el suelo de la cocina quedó inundado de leche. Sino, Mario hubiera sido hospitalizado en Santander, el puerto más cercano.
Pese a ello, no temo a la mar, la adoro, esas estancias a millas de costa es lo único que añoro de mi antigua profesión. El mar, la mar, os amo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario