viernes, 27 de julio de 2012

Medeski, Martin and Wood; y la lluvia.

Hará unos 7 años, en el festival de Jazz de mi natal, amada y añorada Donosti, tuve la oportunidad (primera y única) de ver a MM&W en directo. Chorreaba en la Plaza de la Trini, con esa espesa y pegajosa lluvia cantábrica. La organización repartía, a la entrada, unos chubasqueros de esos de usar y tirar. Como sortilegio, las personas que llenaban la plaza eran capaces de ponérselo. El inútil que os escribe fue incapaz de colocarlo correctamente sobre su cuerpo, así que simplemente acomodó la pieza de plástico como pudo sobre si, siendo el resultado una sudadera recién salida del Niágara.

Ni recuerdo quienes fueron los teloneros, y suelo tener buena memoria para esas cosas; porque la experiencia que siguió fue tan "mind blowing" (barrer la mente podría ser una traducción aproximada) que me limité a dejarme llevar por los sonidos del trío. A ratos groove, a ratos pura improvisación, por lo que había leído de ellos hasta entonces no estaba preparado para la experiencia de su directo. Según decían las críticas, aunaban tanto al público de Jazz como al de las Jam Bands. Sí, por momentos casi un trío clásico de Hammond, por momentos pura invención, pero con unos cuantos ingredientes mágicos extra. Llegué al concierto totalmente virgen, había leído pero no escuchado, y lo que ví me convirtió en un fan a muerte. Recuerdo que me quité esa extraña pieza que me había colocado a modo de pseudo-trinchera, para poder disfrutar mejor de lo que ese trío me estaba ofreciendo. No se puede describir un concierto de estos tipos: John Mesdeki maneja un arsenal de teclados que le rodean por completo, Chris Wood toca tanto el contrabajo como el bajo eléctrico, y Billy Martin es una máquina de percusiones, que toca lo que le echen, incluso patitos de goma. No se puede decir que tocaran "temas", sólo hicieron un par de interrupciones para descansar. Dice el aforismo popular que "lo bueno, si breve, dos veces bueno". Pues bien, esto no se aplica a un concierto de MM&W. Si llegan a tocar cuatro horas, el que os escribe hubiera mojado -aún más- la entrepierna.

Como analogía con el agua que nos invadía, quizás soy una fina lluvia, quizás una cascada. Me refiero a que, si queda alguien que no los conozca, le estaré contagiando el gusanillo. Para el connoiseur, seré más de lo mismo

Al día siguiente compré 3 de sus cuatro discos de Blue Note, simplemente porque no tenían "The Dropper". El primer álbum que pinché en casa de la amiga en la cual estaba alojado fue "Combustication". Debo confesar que me decepcionó (hoy día es mi favorito) porque era todo groove y nada de improvisación. Cuando al cabo de un par de días encontré el que me faltaba, recuerdo que me advirtió la chica de la tienda "Ten cuidado, que es bastante experimental". Tranquila -le dije- , estoy hecho al Coltrane más free, a Albert Ayler, a Archie Shepp... "Ah, bueno, entonces te va a gustar". Y en "The Dropper" sí, ahí ví, aunque pálidamente, reflejado el concierto.

Ahora correspondería eso de recomendar un disco y tal. No sabría por donde empezar, tengo casi toda su discografía y hay de todo. Pero por citar un par de rodajas que os permitan haceros una idea del amplio campo que cubren, quizás "Combustication" (sé que no soy objetivo) y alguno de los "Radiolarians".

Os dejo con unos cuantos videos, que tendreis que enlazar, porque no sé que pasa últimamente que no me deja subir de youtube (eso sí, no representan la experiencia de un concierto de estos tipos, yo me iría directamente al último, un video de 40 minutos que SI captura esa esencia "live") :

http://www.youtube.com/watch?v=OuCXJlfeq7I

http://www.youtube.com/watch?v=81wg6m-ko6o

http://www.youtube.com/watch?v=fY1PweehYRw

http://www.youtube.com/watch?v=8Nbt5iLymUg


http://www.youtube.com/watch?v=5DdPEU7VL5s


http://www.youtube.com/watch?v=3rDdwJuwJ2M

No hay comentarios:

Publicar un comentario